AUTOR: ALVARO RODRIGUEZ AKLE
SANTA MARTA, COLOMBIA,  FEBRERO 27 DE 2009-02-27
EXTRACTO DE LA TESIS DE MAESTRIA QUE LLEVA EL MISMO NOMBRE Y QUE FUE APROBADA EN SUE-CARIBE: UNION DE UNIVERSIDADES ESTATALES EN COLOMBIA.

Introducción

En la perspectiva que aquí se adopta  es necesario traer a colación el trabajo de    López Yánez (2005), de liderazgo y desarrollo sostenible en las organizaciones educativa, tomando como base el trabajo reciente de Hargreaves y Fink (2004), que plantean la perspectiva de un liderazgo sostenido para promover el cambio en la organización educativa, dejando claro que sostenibilidad no es la simple continuidad o durabilidad, es más un problema complejo que se enmarca en el desarrollo histórico cultural de la institución, de su organización y el rol directivo adoptado igualmente desde una perspectiva histórico cultural.

El liderazgo sostenible como se dijo en  los antecedentes investigativos es la forma más inmediata a nuestro proyecto de investigación sobre el cual levantamos la propuesta de liderazgo formativo, como una forma que se apropia al contexto escolar en el cual  los directivos y comunidad educativa  más allá de la función técnica deben  propiciar ambientes de desarrollo humano integral, como expresan  Hargreaves  y Dean  Fink:

“Lejos de la obsesión por la eficacia competitiva de algunas reformas corrientes, los cambios que necesitamos para el aprendizaje profundo y duradero de nuestros estudiantes requieren procesos sostenibles, democráticos y justos. Han de inspirarse en ciertos principios como amplitud, profundidad, continuidad, diversidad, justicia, disponibilidad de e recursos y conservación de la memoria. Merecen ser proyectados sobre diversas esferas de influencia recíproca entre la escuela y la comunidad, el sistema educativo en su conjunto y los movimientos sociales… El liderazgo y la mejora educativa sostenibles preservan y desarrollan el aprendizaje profundo de todo aquello que se difunde y que consigue perdurar en el tiempo, de modo que no cause perjuicio alguno y que propicie de hecho un beneficio positivo para las personas que se encuentran a nuestro alrededor, ahora y en el futuro” (Hargreaves y Fink, 2003).

El liderazgo formativo al igual que el liderazgo sostenible se sustenta en un compromiso ético-moral que le da base unas directrices o líneas de acción política para el desarrollo sostenible de la calidad de la educación con equidad y justicia  social, en la organización escolar, es un liderazgo que beneficia a la comunidad  tanto en el presente como en el futuro.

Liderazgo formativo: una prospectiva

“No hay nada mas poderoso que una
Idea a la que le ha llegado su tiempo”
VICTOR HUGO

El liderazgo formativo  no se impone, ni es un rol ya dado, se construye en el proceso de interacción social en la organización escolar,  la cual desde su cultura organizacional promueve los roles de los líderes que desean. Para cumplir con los retos de la sociedad actual, en este contexto teórico, social y cultural el grupo de investigación plantea una nueva forma de liderazgo formativo para desarrollo sostenible de la calidad de la educación en la organización escolar  , recoge el legado histórico de los aportes de un una nueva visión de liderazgo especialmente del liderazgo sostenible,  pedagógico y transformador que considera las realidad sociocultural para transformarla sobre bases éticas y morales,  sustentada  en los principios de la solidaridad y  democracia escolar.

Ahora bien, el liderazgo  formativo va mas allá de ser un gestor técnico administrativo; un autentico liderazgo  formativo es un liderazgo  moral que orienta la formación para el empoderamiento de la comunidad educativa  a través de un nuevo rol que potencia en toda la organización escolar la cultura de la participación, de la solidaridad, de la democracia, de la calidad con equidad y justicia social,  creando ambientes de compromisos y ayudando a la gente a comprender desde sus propias practicas y autorreflexiones criticas  la realidad para modelar los cambios.

Para este liderazgo son más importante las personas, son ellas las que hacen las organizaciones, por ello se es consecuente con educar de tal manera que la dimensión formativa sea la prioridad en los procesos de desarrollo institucional, reiteramos que  el liderazgo formativo es un compromiso ético-político, se comprende el poder en función del servicio común, se busca la integración, la cohesión, el fortalecimiento de la comunidad y su organización para el cambio y el mejoramiento continuo  de la calidad de la  educación con principio de sostenibilidad, solidaridad y equidad  social.

A partir de lo anterior,  consideramos que el liderazgo formativo es un liderazgo que  promueve cambios en la cultura organizacional escolar  asumiendo la deconstrucción como estrategia que parte de recuperar al sujeto como persona que interactúa   con el otro para dejar la huella individual y colectiva  en el contexto sociocultural , natural e institucional,  es  un liderazgo en la cual el sujeto aprende a través de la autorreflexión critica transformadora y media efectivamente en la formación para la potenciación del “si mismo” del otro.

Al respecto conviene decir que encontramos en Covey (2005) una idea fuerza para sustentar el liderazgo formativo en el contexto de la cultura escolar,  cuando se refiere al 8º hábito  para constituir  un liderazgo trascendente,  de búsqueda de sentido y de grandeza humana,  es decir: “encontrar una voz propia e inspirar a los demás para que encuentren la suya”, partiendo de la cita de Víctor Hugo: “no hay nada mas poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”, le ha llegado la hora a una idea de liderazgo formativo con voz propia para inspirar todas las instituciones Escolares de Santa Marta  y el Magdalena a  encontrar su propia voz de desarrollo sostenible de la calidad de la educación  transformando su propia cultura a partir de la capacidad de conservación, innovación y empoderamiento  en sus saber, sentir y actuar en la acción reflexiva del cambio.

El liderazgo formativo es contextualizado e integral, creativo, propende por un proceso que   tiene en cuenta la comprensión de lo social y cultural, desafía los obstáculos mentales, socio- culturales y se enfoca en la prospectiva de una gestión participativa, conjunta, con el fin de involucrar a todos y todas, los miembros de la comunidad educativa que le apuestan  a la misión de formar personas humanamente competentes, como lo señala Covey (Ibíd.): el motivo por el que el octavo hábito es una idea de tal índole es que encarna la concepción de la persona completa “, como camino a la grandeza encontrando una voz propia inspirando a los demás para que encuentren la suya.

El liderazgo  formativo es una construcción colectiva  que potencia mas liderazgo para promover desarrollo sostenible de la calidad de la educación , entendida esta como calidad humana  integral, es decir, lo más importante y característico de este tipo de liderazgo es el reconocimiento del otro como persona que requiere ambientes de comprensión y espacios de dialogo, participación auténticamente democráticos y solidarios.

Así, el liderazgo formativo es un tipo de liderazgo que transfiere a las personas la confianza para encontrar los caminos que superen las concepciones de la era industrial de convertir a las personas en cosas, por el contrario propicia para que asuman sus roles como los establece Covey (Ibíd.), especialmente por que se modela como un liderazgo con autoridad moral personal y colectiva con visión de futuro y libera al potencial humano facultándolo mas allá de la  sola motivación externa a producir autoridad moral cultural como así lo podemos observar en la grafica.

Sobre la base del  liderazgo sostenible propuesto por Andy  Hargreaves y Dean Fink (2004) para un desarrollo sostenible de la calidad de la educación con equidad social, partimos de esos mismos principios y le agregamos el principio de la meta cognición, el Empoderamiento, la contextualización,   para darle base al liderazgo formativo como son:

  1. Profundidad: El primer principio para el cambio y la mejora sostenibles se centra sobre todo en el aprendizaje profundo y en la atención y el cuidado hacia otros y entre todos.
  2. Longitud. El cambio y la mejora sostenibles tienen una continuidad en el tiempo. La inducción (formación) de nuevos líderes y otros miembros de la comunidad educativa a lo largo del tiempo es el núcleo central de esta propuesta de liderazgo formativo, en tanto permite el desarrollo sostenible de la calidad de la educación.
  3. Anchura. El cambio y la mejora sostenible se difunden. Permite una distribución del liderazgo mas allá de la estructura jerárquica  de poder, ampliando la capacidad de decisión a la comunidad educativa en una participación organizada colegiada y colaborativa.
  4. Justicia. El cambio y la mejora sostenible no causan ningún daño o perjuicio y consiguen mejorar en un breve espacio de tiempo el ambiente más próximo. No consiguen mejorar a costa de perjudicar a otras instituciones. Comparten el conocimiento y el recurso con las instituciones de su comunidad local.
  5. Diversidad. El cambio y la mejora sostenible fomentan la diversidad colectiva. Las organizaciones consolidadas también promueven la diversidad y evitan la estandarización.  El cambio y la mejora sostenibles fomentan la diversidad en la enseñanza y el aprendizaje, a la vez que tratan de quedarse con lo mejor de estos dos procesos.
  6. Recursos. El cambio y la mejora sostenibles incrementan los recursos materiales y Humanos, nunca los reducen. Renuevan la energía de la gente. No agotan a sus trabajadores agobiándolos con métodos innovadores o estableciendo fechas para el cambio poco realistas. El cambio y la mejora sostenibles actúan con prudencia y disponen de recursos suficientes; no malgastan el dinero ni desgastan a las personas.
  7. Conservación. El cambio y la mejora sostenible ensalzan el pasado a la vez que tratan de conservar lo mejor de este con el fin de crear un futuro mejor. El cambio y el desarrollo sostenible de la calidad de la educación no implica olvidar el pasado. Significa reexaminar enalteciendo a los actores de esas organizaciones como forma de conservación de dicho pasado, tratando de fomentar el progreso y de perfeccionar o tomar lo mejor de dicho pasado. El liderazgo formativo es una garantía para que esto ocurra, en tanto fortalece la identidad institucional generando sentido de pertenencia,  cohesión y arraigo, a través de la formación de conciencia histórica, de ubicación en el territorio para idenficarse con lo contextual, compromiso en la acción reflexión transformación y autoreconocimento de un mismo origen y raíces.
  8. Meta cognición. Reflexión profunda sobre el si mismo del sujeto social y el colectivo en el contexto del liderazgo formativo y la cultura organizacional escolar.
  9. Empoderamiento. El liderazgo y el cambio escolar tiene como objeto empoderar al sujeto de los saberes rompiendo con el poder omnímodo de unos pocos y  de toda injusticia social, recuperando las huellas personales y colectivas para avanzar en las transformaciones de las practicas en los procesos de reconstrucción del tejido humano y social.
  10. Contextualización. Como la relación sistémica que parte de la realidad socio cultural para transformarla  desde  una visión clara con metas compartidas,  que hace acopio de los recursos materiales y humanos en una dinámica de crecimiento personal,  en unos procesos de deconstrucción permanente que conduzcan de realidades iniciales a realidades transformadas en la  espiral de cambio e innovación hacia el logro de un perfil de persona humana  emancipada  de los prejuicios del mundo alienado de la modernidad.

Comentarios

comentarios